Consultorio en Abasto
Tel: 155-527-0606
Facebook Fabiana Porracin Twitter Fabiana Porracin Google Fabiana Porracin Linkedin Fabiana Porracin

¿Qué es el poliamor?

Medio: Revista Noticias

¿Hay estudios o teorías que expliquen por qué la mayoría de las sociedades plantean que las relaciones de pareja deben ser monogámicas?.

Considerable cantidad de estudios han historizado y descripto las formas y transformaciones que fue atravesando la familia hasta llegar a la monogamia, pasando por la “familia consanguínea”, (extinta por completo, en la que existía el intercambio sexual entre hermanos), la “familia punalúa” (que excluye al anterior intercambio sexual), la “familia sindiásmica” (su régimen era el matrimonio por grupos, se constituían parejas conyugales por tiempos más o menos prolongados. Algunos autores consideran que a esta correspondería el matriarcado), hasta la constitución de la “familia monogámica” que se funda en el predominio del hombre con el fin de asegurar la indiscutible paternidad de lxs hijxs para asegurar la heredabilidad. La Biblia es el primer libro en Occidente que plantea que la pareja “debe” ser monogámica.

A fines del siglo XIX aparecen las primeras publicaciones sobre el origen etimológico de la palabra familia. Proviene del latín “famulus”que designaba a los sirvientes y esclavos. El conjunto de criados (famulus) que un hombre poseía y tenía a su servicio conviviendo bajo el mismo techo estaba constituido por parientes, por lo que se siguió utilizando el término, y luego familia a quienes tenían consanguineidad.

¿Hay algo natural que nos lleve a eso o es siempre una construcción cultural?

Se trata de una institución que resulta de las características socio-económicas y culturales de cada época, introduce a los nuevos integrantes a la sociedad en la cual tienen que insertarse a la vez que es reproductora de ese sistema social. Sus formas varían entonces de acuerdo al sistema económico-social que impere.También, de acuerdo a la clase social a la que pertenece.

La maduración del cachorro humano -a diferencia del resto de los animales- es muy prolongada en el tiempo. Florencio Escardó decía que “la tarea de la familia no es solo formar hijos sino también formar padres”. Para que un/a hijx esté en condiciones de poder valerse por sí mismo con la mayor capacitación posible, requiere no menos de 25 años. El cuidado de los hijos, es uno de los factores intervinientes en la tendencia a la monogamia. Dado que lxs seres humanxs propendemos a fines y a la autosuperación, otra variable que interviene en la tendencia a la monogamia puede entenderse porque, como dice Agnes Heller: “el amor sexual como pasión, y por cierto, como pasión posible para cualquier (persona) es la forma superior de la atracción sexual, lo que constituye precisamente su carácter específico”.

Se sabe que las infidelidades son un gran problema de pareja en todos los puntos del mundo, sin importar las diferencias geográficas. Según tu experiencia en consultorio, ¿por qué creés que se producen los engaños?

Lxs seres humanxs tenemos tironeos varios. Vamos a resaltar un par de ellos:

1. Nos transformamos en personas porque somos sociales, sin el grupo, sin la sociedad, no seríamos tales. Sin embargo somos únicos, irrepetibles y diferentes del grupo al que pertenecemos. Hacerse cargo de las diferencias que podamos tener, tiene altos costos.

2. Nuestro cerebro está constituído por el “cerebro reptil” (ubicado en la base del cráneo) el “cerebro mamífero o emocional” (ubicado en el centro del cabeza), y la “corteza cerebral” (en la parte superior, propia lxs seres humanx). Los dos últimos reciben distinto tipo de “esculpido” cultural. Nuestro sistema nervioso central además, está constituido por el sistema “autónomo” y el “voluntario”, es decir, poder sostener un tipo de amor como el que define Antoine de Saint-Exupery, como “aquel delicado proceso por el que te acompaño al encuentro de ti mismo”, requiere un trabajo psíquico consistente y persistente de control de impulsos en el marco de un vínculo que -con o sin hijxs (y con ellxs mucho más)- requiere un trabajo excesivo, discordante a su vez, con las demandas a las que somete nuestro actual tipo de sociedad.

Contenidos de nuestro inconsciente están determinados por la cultura. Ciertos contenidos culturales -como indicáramos anteriormente- tienen su origen en ideas bíblicas, es decir, que en nuestro cerebro se imprimen concepciones que se escribieron hace milenios atrás. Uno de sus “mandamientos” (lxs lectores habrán concluido ya cuál de ellos se relaciona con el tema que nos convoca) es incongruente con lo posible, con la realidad de nuestra especificidad. Si dijimos que la cría humana requiere de cuidados “p/maternales” por aproximadamente 25 años, se torna muy dificultosa -sino imposible- la “fidelidad”, no desear a otrx en algún momento, en el lapso de tan prolongado tiempo.

Las transformaciones que están produciéndose en las parejas interpelan ideas que no son realistas, cuestionan un contrato de pareja que no tiene en cuenta lo posible, que desconoce las probabilidades de “infidelidad” (estimadas éstas cercanas al 70%). La mirada no realista de la situación conduce inevitablemente a la distorsionada denominación de “engaños”. En todo caso el “engaño” es creer que es posible lo que no lo es.

Se requiere mucha madurez para cuestionar críticamente contenidos hegemónicos de nuestro sistema socio-económico; para comprender cuáles son nuestrxs límites, o posibilidades constitutivas. Y cuáles son nuestrxs valores para construir una pareja.

Sería una muy saludable práctica que toda pareja que se una por proyectos compartidos y por amor, pueda aprender a establecer su propio contrato (difiera o no de los mandatos). Puede que se inicie con el deseo e ilusión de vivir toda la vida juntxs aspirando a la exclusividad sexual, sin por ello dejar de saber (y explicitar) que ello es altamente dificultoso -si no imposible- de sostener en la realidad.

Las parejas abiertas o el pluriamor, en la mayoría de los casos, hacen hincapié en la necesidad de separar sexo y deseo del amor y el proyecto a futuro. ¿Pensás que es una opción viable?

Como señalaba anteriormente, opino que es saludable contratar relaciones de pareja en las que se comprenda que en determinados momentos puede surgir el deseo de intercambio sexual por fuera de la pareja (distinto de mantener relaciones sexuales en paralelo, de forma permanente y ocultas).

¿Cuál es el obstáculo más difícil de enfrentar para quien decide encarar una relación así (los celos, las explicaciones al entorno, etc.)?

Ojos que no ven, corazón que no siente”: el hecho de saber de la relación concreta que pudo haber tenido la/el otrx. Una cosa es ser plenamente consciente de lo que es posible y probable. Distinto es saber si sucedió.

Quienes tienen hijos adolescentes cuentan que los jóvenes manejan conceptos diferentes de fidelidad y monogamia y que son mucho más libres.

Freud denominaba a lxs niñxs que atravesaban la etapa de la sexualidad infantil que transcurre alrededor de los 5 años como “perversos polimorfos”: mantienen juegos de esta etapa por la que atraviesa el erotismo humano entre hermanxs, primxs, amigxs, vecinxs, homosexuales y heterosexuales. La adolescencia es la edad de revelarse contra lo instituido. En la actualidad se observan los mismos vínculos (excluyendo el incesto) y ya con la adquisición de la sexualidad completa en ciertos grupos adolescentes y jóvenes. No están en etapa en la que la pareja tiene las exigencias del compromiso, la proyección, la rutina o lxs hijxs, por ello es que también tienen más libertad.

Jóvenes y famosos, cada vez más, hacen estos cuestionamientos al concepto de monogamia. ¿Estaremos camino a una transformación profunda de las parejas o todavía está muy muy lejos?

Asistimos ya a una notoria metamorfosis de las familias, por lo tanto de las parejas, porque -opino- es el mundo entero el que atraviesa una profunda transformación económico-social. Estimaría que estamos asomando a la cresta ola, no sabemos a qué orilla nos arrojará…

Home Artículos Prensa Tratamientos Terapia de adultos Terapia de pareja Terapia on line EMDR Contacto Links de interés
Ficha de Admisión Primera Entrevista
Facebook Fabiana Porracin Twitter Fabiana Porracin Google Fabiana Porracin Linkedin Fabiana Porracin

Lic. Fabiana Porracin - Copyright 2014, Todos los derechos reservados Buenos Aires - Argentina 155-527-0606